¿CÓMO ENCONTRAR PAREJA?

¿Te gustaría tener pareja?

¿No encuentras a la persona ideal?

¿Sabías que cada 3,7 minutos se produce un divorcio? Es decir, 16 a la hora y 386 al día. Si a esto le sumamos las rupturas de personas que no están casadas, seguramente las cifras se tripliquen.

Si estos es así, ¿Cómo es posible que haya personas que deseen encontrar pareja y no lo consigan?

Dicho así, puede sonar algo superficial pues no resulta tan sencillo. Son muchos los factores que intervienen a la hora de encontrar y elegir pareja, pero aun así y tratándose de esas cifras ¿No debería resultar más sencillo?

Conociendo que los datos apoyan la alta probabilidad de encontrar pareja, vamos a conocer lo que podemos hacer para aumentarla y agilizarla.

Para ello, los agruparemos en tres principios:

v Como ya comentamos en el artículo “¿Por qué NO encuentro pareja?”, por una parte están los motivos o Principios Internos personales, tus procesos internos. Estos incluyen tus Expectativas, Creencias, Estado de Animo, Autoestima,… Cuando nuestros pensamientos, sentimientos, actitudes,… están alineados para conseguir pareja, estamos favoreciendo la posibilidad de lograrlo. Considérate merecedor/a de tener pareja, cree que realmente lo conseguirás, muéstrate positiv@,…

v Por otro lado, tenemos los Principios Comportamentales. Estos tienen que ver con las acciones que llevas a cabo o no para conseguir tu propósito de encontrar pareja. Por ejemplo apuntarte a actividades que te gustan a ti para que puedas conocer personas con las que compartas aficiones, acudir a reuniones y fiestas, aprovechar las distintas oportunidades para salir y conocer gente… Es evidente que cuando hacemos cosas que nos permiten conocer y relacionarnos con más gente, más probabilidades tendremos de que aparezca la persona adecuada.

v Por último, contamos con los Principios Metafísicos.

Este principio se asienta sobre la base de que somos pura energía nosotros y todos los procesos que llevamos a cabo.

Bajo este postulado, cabe pensar que debemos dirigir estos procesos en la dirección de lo que queremos en nuestra vida. Es decir, nuestros pensamientos, creencias, sensaciones, emociones, sentimientos,… deben estar orientados a conseguir nuestros propósitos.

Hacen alusión a la transformación de pensamientos de baja naturaleza por otros más apropiados. Estos facilitarán el terreno para que aparezcan las sensaciones y emociones adecuadas.

Te propongo un ejercicio para llevar a cabo esta transmutación para conseguir lo que deseas.

A pesar de que en esta ocasión nos planteamos encontrar pareja, podemos utilizarlo para conseguir cualquier objetivo que te propongas.

Vamos a allá:

1- Escribe en un papel lo que deseas conseguir: encontrar la pareja adecuada para ti. Este escrito debe tener estas características:

Escríbelo en presente, como si ya lo tuvieras. Encuentro pareja.
Debes hacer una descripción exhaustiva. Es generos@, atent@, atractiv@, trabajador/a,…
Utiliza todo tipo de detalles que sean relevantes para ti. Sé muy precis@ y no olvides ninguna de las cualidades que quieras que tenga tu futura pareja. Mantiene la calma en los momentos difíciles, se preocupa por el medio ambiente,…
Utiliza siempre afirmaciones positivas. No escribas frases del tipo: “que no sea tacañ@”, “que no mienta”,… En su lugar utiliza “que sea generos@”, “ que sea sincer@”,…

2- Una vez tengas redactado este escrito, vamos a experimentarlo:

Busca un lugar tranquilo donde puedas relajarte y no seas molestado. Los mejores momentos son antes de irte a dormir, al despertar o después de comer.
Relaja todo tu cuerpo, empezando por los dedos de los pies hasta llegar a tu cabeza. Haz un repaso por todas las partes de tu cuerpo, notando como cada una de ellas va pasando de una tensión a una mayor relajación, hasta sentir todo tu cuerpo está totalmente distendido y ha desaparecido cualquier tipo de rigidez.
Visualiza un paisaje que te haga sentir especialmente tranquilo y feliz. Trata de sentirlo con todos tus sentidos, el olor, la vista del entorno, los sonidos, siente el tacto de algo que haya en tu paisaje,…
Siéntete profundamente relajad@, sin pensamientos que te perturben ni tensiones. Si aparecieran vuelve a centrar tu atención en los que te mantienen relajado.
Ahora quiero que imagines que estás con esa pareja que deseas encontrar. Añade todas las características que escribiste anteriormente: sus atributos físicos, su forma de mirarte y comportarse, su voz, las experiencias que vivís juntos,… Siéntelo como si le estuvieras viendo.
Recrea con detalle el escenario y circunstancias que deseas.
Vive dicha experiencia: siéntela con todos tus sentidos (por ejemplo lo que ves, si hueles su perfume, las cosas que te dice,…)
Deja rienda suelta a tus sensaciones y emociones. Trata de sentirlas como si fuera una experiencia real. Nota como tu piel se vuelve sensible, ese cosquilleo en el estómago, la alegría de estar enamorados y de haber encontrado a tu amad@…
Cuando hayas sentido todas estas experiencias como reales y cuando consideres que has llegado a sentir esa felicidad plenamente, sin prisas, ve tomando conciencia de tu cuerpo y ve despejándote: mueve lentamente tus piernas, brazos, abre tus ojos,…
Da por hecho que todo ello viene de camino a tu vida.
Da las gracias por ello, agradece que estas experiencias están de camino hacia tu vida.
Realiza este ejercicio al menos una vez al día.
Cada vez que sientas que pierdes el ánimo, recuerda esas imágenes que visualizaste y las emociones que te generó.

Naturalmente, no puedes obligar a nadie que haga algo que no quiera, no se trata de magia negra ni ningún ritual similar. Poseemos el libre albedrío, y aunque dudo que se pueda conseguir que alguien haga lo que no desea hacer, hay que dejar que cada uno decida lo que más le conviene, pues tarde o temprano terminará haciéndolo y lo único que habrás conseguido es crearte unas expectativas irreales y perder el tiempo.

Lo que sí puedes hacer es facilitar que suceda antes lo que tenga que pasar o lo que más convenga que ocurra.

Y si lo que queremos no ocurre es porque estamos fallando en alguno de los principios anteriores o porque no nos conviene. en ese caso, tenemos que utilizar nuestra capacidad de controlar nuestra mente, que es la responsable número uno de aquéllo que nos ocurre.

No debemos limitar en exceso los resultados que nos hacen sentir bien pues es probable que ese mismo resultado no es el adecuado, y el no conseguirlo nos lleve a frustrarnos. Me estoy refiriendo a que si llevas a cabo este ejercicio con la única intención de que tu ex pareja vuelva, y esto no es lo que está en vuestro camino, no sólo no lo conseguirás sino que te sentirás aún peor.

Por ello, es preferible que si quieres encontrar pareja, centres la atención en alguien con las cualidades que desees pero sin personalizar. Y por supuesto, ser nosotros lo que deseamos que sea. Sería absurdo, por ejemplo, esperar que nuestra pareja sea una persona equilibrada, cuidadosa y cariñosa cuando nosotros somos inestables, descuidados y fríos.

Dicho todo esto, para encontrar pareja debemos:

– Convertirnos en las personas que deseamos como pareja. No podemos esperar de los demás lo que no somos nosotros o podemos ofrecer. Podemos desear encontrar una pareja comprensiva y complaciente pero si nosotros somos intransigentes y exigentes, difícilmente lo conseguiremos. Por ello te daré un consejo:

Conviértete en la persona que deseas atraer a tu vida

– Ser Congruente con lo que queremos: Además de realizar este ejercicio, debemos comportarnos, creer, tener la actitud adecuada, ser positiv@, tener fe de que ocurrirá como queremos,… Es decir, practicar los tres principios antes descritos. De nada sirve querer algo y actuar y pensar en dirección distinta a lo que se desea conseguir.

– Anticipar las situaciones que deseamos vivir. Con este ejercicio, al crear en nuestra mente aquello que deseamos en nuestra vida, conseguimos con su nivel vibracional facilitar que se haga realidad.

Y por supuesto y más importante:

Quiérete a ti mism@ para que te Quieran los demás: pues nadie querría a alguien que no se quiere

“Quiérete Más…Te Querrán Mejor!”

Ahora sólo nos queda mantener esos pensamientos, actitudes, acciones,… que hemos comentado y esperar que llegue el gran momento.

Elena Calvo

contacto@helenacalvo.com

www.helenacalvo.com

Deja un comentario