Las Relaciones de pareja pasan por distintas etapas muy distintas y que implican sentimientos y emociones que pueden ser opuestas.

La fase inicial es la más bonita, todo es idílico y como mucho son los celos y el temor a perder nuestro Amor lo que puede empañar esta etapa.

Sin embargo, y en el polo opuesto, nos encontramos aquélla en la que el fin de Amor está próximo. Aquí los sentimientos que lideran son la angustia, frustración, rabia, odio,…. En función del grado de desgaste que tenga y de cómo haya sido la situación. Pero en cualquier caso, hablamos de emociones negativas y que nos hacen sufrir.

Si a esta última etapa de la relación la unimos al hecho de tener que comenzar una nueva vida cuando nuestras amistades están emparejadas y hemos perdido el hábito de salir y llevar una vida independiente, estos momentos pueden resultarnos realmente difícil superarla.

 

Y es que, por mucho que tratemos de evitarlo,

Cuando e desamor llama a nuestra puerta, nos encontramos totalmente desorientados porque tenemos miedo, echamos de menos a nuestro ex, no sabemos qué hacer ni dónde ir y tampoco con quien,…

 

Normalmente nuestro mundo se reduce a nuestra pareja o personas que están en la misma situación. Así pues cuando ya no tenemos pareja, es normal que deseemos salir y divertirnos y explorar cómo está el mercado, para lo cual es complicado encontrar personas “libres” como nosotr@s que nos acompañen como deseamos en búsqueda de nuevas oportunidades.

En el Programa Quiérete Más…Te Querrán Mejor! encontrarás las Técnicas más revolucionarias para salir de esta situación de la forma más rápida y eficaz y que no se vuelva a producir, te haré un adelanto…

¿Qué podemos hacer cuando nos toca vivir esta experiencia?

 

–          Acepta la nueva situación y No te aferres al pasado. Resulta fácil decirlo pero no lo es tanto el hacerlo pues cuando los sentimientos están en juego a veces nos traicionan y nos hacen ver una realidad distorsionada. Cuando tenemos que llevar a cabo algún cambio en nuestra vida nos resistimos a ellos y tratamos de mantener lo que teníamos, incluso cuando estamos sufriendo, pero al menos es una situación que conocemos y controlamos a pesar de que nos dañe. Sin embargo, cuanto antes aceptemos nuestra nueva realidad, más rápido y mejor nos adaptaremos a ella. Tómate unos días para asumirlo y acéptalo como un nuevo reto y superación personal pues realmente es lo que es.

–         No esperes a que tu ex vuelva. Sé que cuando rompemos con nuestra pareja, es fácil pensar que no es un punto y final, y posiblemente no lo sea. Sin embargo, estar esperando a que nos eche de menos y vuelva de nuevo, no sólo es inmaduro sino una pérdida de tiempo. El que vuestra relación pueda retomarse no implica que no debas tratar de rehacer tu vida. De este modo, conocerás otras opciones y quién sabe si eres tú quien decide seguir por tu cuenta.

 

–         Bloquea tus Miedos. Como decíamos, tras una ruptura es normal que nos asalten los miedos y las dudas de qué será ahora de nosotros. Estos miedos no son más que historias que nos contamos y que no tienen ningún fundamento. ¿Por qué pensar que vamos a quedarnos solos o que no tendremos amigos si hay tanta gente en el mundo? ¿Por qué pasar un mal rato pensando en algo que no deseamos si no tiene por qué ocurrir? ¿No será mejor tu mente se encargue de pensar en la cantidad de cosas positivas que pueden pasarte con la misma probabilidad? Así que ya sabes, cada vez que te asalten los miedos o pensamientos negativos, detenlo y observa la incongruencia para dar paso a pensamientos positivos como planes de actividades que te gustan con una fecha para realizarlos, tus logos conseguidos, cosas agradables que te hayan pasado recientemente,…

–         Mantén una actitud positiva y sonríe. El tener una buena predisposición ante la vida y confianza en que todo irá bien, facilita nuestra adaptación a la nueva situación y nos permitirá disfrutar y salir fortalecidos de ella. Esta actitud positiva lleva implícita una mentalidad abierta y un lenguaje corporal que hará que muestres a todo el mundo una imagen tan positiva que la gente querrá unirse a ti por la acompañarte en tu nuevo camino. Así que, lo primero que debes hacer al levantarte es ponerte la sonrisa y no dejar que NADA la enturbie.

–         Desempolva la libreta de contactos. Seguro que tienes muchas amistades que hace años que no sabes de ellas y estarán encantadas de saber de ti. No seas perezos@ ni tímid@ y echa un vistazo a esos contactos y llámales para saber cómo les va la vida, no pierdes nada por hacerlo, tan solo te da la oportunidad de retomar el contacto y abrir la puerta a nuevas experiencias. Eso sí, hazlo sólo con aquéllas personas con las que te sientes bien, pues en caso contrario será peor el remedio que la enfermedad

–         Aprovecha cualquier oportunidad que más o menos nos agrade para salir y conocer gente nueva. Entiendo que te encuentres algo triste y no te encuentres con el mejor humor y alegría pero si quieres abrirte a nuevas oportunidades, debes hacer lo posible por facilitar el conocer a otras personas. Lo más probable es que la primera vez que salgas te encuentres algo extrañ@, e incluso desubicad@ pero poco a poco irás encontrando el entorno en el que te sientas más a gusto e integrad@. Deja de poner excusas, ponte tus mejores galas y apúntate a los eventos que más o menos te apetezcan, haz un esfuerzo, verás como luego lo agradeces.

–         Recupera tus hobbies y ponlos en práctica. Seguramente, mientras has estado en tu relación de pareja, habéis tratado de adaptar vuestras aficiones y actividades preferidas, y alguna de ellas si no la mayoría, se han visto abandonadas. Ahora tienes la oportunidad de recuperarlas y volver a practicarlas. Siéntate y piensa en todo aquello que hacías y te gustaba, incluso cosas nuevas que te interesen ahora. Luego busca en internet sitios donde puedas llevarlas a cabo y marca el primer día que puedas para disfrutar de ellas.

 

–         Provoca la posibilidad de conocer gente con tus mismas aficiones. Una vez que hayas identificado qué hobbies quieres poner en marcha, averigua sitios donde se reúnan grupos para practicarlo. Por ejemplo , si te gustan los perros, infórmate de sitios donde hagan actividades con ellos como concursos, cursos de adiestramiento,… de este modo no solo harás cosas que te gustan sino que también conocerás gente con la que compartirlas.

 

–         Sitios de contactos. Es posible que te de reparo adentrarte en el mundo de las citas a ciegas o reuniones con personas que no conoces pero hoy día resulta una forma muy rápida y eficaz a la que recurren muchas personas que se encuentran en tu misma situación y quieren conocer gente. Los objetivos que buscan, tanto estos sitios como las personas, son variados, desde amistades, relaciones estables, contactos esporádicos,… Además tienes distintas versiones y posibilidades, desde las que son completamente online y los miembros interactúan entre ellos por emails, flechazos,… hasta quedadas en lugares de distintas ciudades. Ya no tienes excusas si quieres conocer gentes, está claro que tu situación es cada vez más habitual y cada vez hay más opciones a vuestro alcance.

 

Y una vez leído esto, deja de lamentarte y ponte en disposición de comenzar tu nueva vida con optimismos, seguro que es mejor de lo que imaginas, y quién sabe lo que te espera…

 

 

 

Helena Calvo

contacto@helenacalvo.com

 

 

 

Deja un comentario