HIPNOSIS CLÍNICA E HIPNOSIS REGRESIVA

RNE

 

 

La Hipnosis es una de las técnicas más antiguas que se conocen para provocar cambios en el modo de pensar, sentir, percibir y actuar en las personas.

A pesar de que pueda existir una cierta imagen de espectáculo, desde hace siglos se utiliza para potenciar los efectos de los fármacos y otros procedimientos físicos y psicológicos de intervención.

Hoy en día constituye una de las herramientas más poderosas, que utilizada con otras terapias psicológicas de ayuda a controlar los síntomas físicos y psicológicas, demostrando ser un método muy eficaz para mejorar la calidad de vida de las personas.

Es una de las Técnicas más rápidas y eficaces para superar gran cantidad de conflictos, siempre y cuando sea llevada a cabo por un profesional de la salud con la suficiente experiencia.

La hipnosis consiste en una relación de comunicación entre terapeuta y paciente en la cual, mediante una serie de sugestiones, el terapeuta pretende generar una serie de cambios en el paciente en su forma de interpretar la realidad, sus respuestas somáticas y sus comportamientos.

Se trata de una técnica muy potente, con evidencia científica, para todas aquéllas personas que desean y/o necesitan solucionar sus conflictos de una manera rápida y eficaz para impedir que su calidad de vida se vea más deteriorada.

Es especialmente útil en el tratamiento de trastornos y conflictos en los que las emociones juegan un papel muy importante en su aparición y/o mantenimiento. A pesar de que éstas se encuentren en el inconsciente, permite llegar a su origen e intervenir sobre ellas de una manera directa y desde la primera sesión, tras determinar la idoneidad del tratamiento mediante la elaboración del historial y el análisis del perfil.

 

Aclaración de dudas frecuentes:

 

– No se ha encontrado evidencia en las distintas investigaciones, de que estas técnicas contraigan peligros para la salud física y mental, siempre y cuando su aplicación sean aplicadas por profesionales de la salud cualificados.

– “El sujeto hipnótico piensa, siente o se comporta como una persona en un contexto determinado en el cual la situación hipnótica influye, conjuntamente con las habilidades y capacidades del sujeto, para determinar los resultados finales que observamos” (Sheehan y McConkey 1982, xi)

– La persona sometida a hipnosis no es un agente pasivo que obedece las instrucciones del hipnotizador, sino que es él quien pone los límites de hasta dónde permitirá dejarse influir por las sugestiones hipnóticas.

– La persona hipnotizada participa activamente en todo el proceso. No perderá el control de su comportamiento durante la sesión hipnótica.

Nadie puede ser hipnotizado si realmente no desea hacerlo.

– Del mismo modo, puede decidir poner fin al proceso cuando lo desee.

No pierde su voluntad, puede negarse a decir o hacer algo que le pida el terapeuta.

Puede inventarse cosas y mentir si lo desea durante la sesión.

– Las distintas sesiones puede experimentarlas mejor o peor dependiendo de sus expectativas, estado de ánimo, motivaciones,..

– A pesar de que el proceso está dirigido principalmente por el hipnotizador, la persona hipnotizada debe esforzarse por implicarse emocionalmente, mantener focalizada su atención, dejarse llevar por las inducciones y sugestiones, imaginación… y demás procesos cognitivos

 

Fases de la Hipnosis

– En una primera etapa elaboramos el historial, analizamos el perfil y realizamos las pruebas necesarias para determinar el tipo de tratamiento más adecuado para ese caso. La hipnosis se utiliza como una poderosa técnica dentro del tratamiento más conveniente para cada caso.

– Llevamos a cabo las técnicas de Inducción Hipnótica para modificar determinadas variables del paciente para mejorar su receptividad a las sugestiones.

– Administramos las Sugestiones Específicas, modificando la las respuestas:

Cognitivas (creencias, pensamientos, interpretación de la realidad,…?

Psicofiológicas (taquicardias, ansiedad, ahogo,….)

Motoras (comportamientos)

En función de los objetivos clínicos que nos hemos planteado.

– En la Fase Posthipnótica fomentamos el aprendizaje, mantenimiento y generalización de las respuestas provocadas por las sugestiones en consulta, a través de sugestiones posthipnóticas y/o autohipnosis.

 

Las Técnicas Hipnóticas, combinadas con otras técnicas psicológicas, reducen considerablemente el número de sesiones necesario para alcanzar los objetivos terapéuticos propuestos, llegando a conseguir un 40% de mayor eficacia y rapidez que las técnicas tradicionales.

Si quieres más información contacta a través de:

 

Teléfono: 666 22 19 41

Email: contacto@helenacalvo.com

Elena Calvo

contacto@helenacalvo.com